Las Iglesias acompaña personas adictas en su recuperación

Other Manual Translations: English português

Sloan llegó bruscamente, con el corazón acelerado y en la parte trasera de una ambulancia con los paramédicos sobre él. Tuvo una sobredosis, otra vez, y acababan de administrarle Narcan para que recuperarlo. Usted pensaría que un roce tan cercano con la muerte sería suficiente motivación para cambiar, pero la adicción es poderosa.

Sloan se negó a ser admitido en el hospital y se fue a trabajar un turno en su trabajo. Sin embargo, tuvo suerte porque vivió para finalmente tomar la decisión de salir de la adicción y encontró su camino hacia la Escalera de Jacob, un hogar de recuperación a largo plazo para hombres adictos, ubicado en Aurora, Virginia Occidental. "Este lugar me salvó la vida" dijo Sloan.

The Rev. Cheryl George (left) visits with Sloan (right) and other recovering addicts at Jacob’s Ladder. “I got involved because I knew we needed this in every county in our state,” George said. Standing with George is Chad Bishop, director of operations for the recovery home. Photo by Mike DuBose, UMNS.

La Revda. Cheryl George (izquierda) visita a Sloan (derecha) y a otros adictos en recuperación en la Escalera de Jacob. "Me involucré porque sabía que necesitábamos esto en todos los condados de nuestro estado", dijo George. Junto a ella se encuentra Chad Bishop, director de operaciones del hogar de recuperación. Foto Mike Dubose, Noticias MU.

 

Los residentes de la Escalera de Jacob se quedan seis meses, pasando por un programa estructurado que incluye reuniones de 12 pasos, meditación y tareas diarias. La casa está ubicada en una granja en funcionamiento, y los residentes ayudan con el ganado, empacan heno, recogen leña y mantienen la maquinaria. "Me conecto con la naturaleza trabajando en la granja e interactuando con los animales, y cuanto más tiempo estoy aquí, más lo aprecio" dijo un residente.

La Revda. Cheryl George, que pastorea cuatro iglesias en el área de Baker, era una pastora en Aurora cuando escuchó sobre los planes para abrir la Escalera de Jacob. "Me he preocupado por este lugar desde antes de que abriera y me involucré porque sabía que necesitábamos esto en todos los condados de nuestro estado" dijo George. 

Llamó a la gente en la Escalera de Jacob, les dijo que quería ser parte del proyecto, y comenzó a dirigir un estudio bíblico allí. Aunque una nueva cita más tarde la sacó del área, ella dijo que todavía ora todos los días por los residentes y se mantiene en contacto con ellos.

Andy (left) and Jim climb a fence while doing chores at Brookside Farm, part of the Jacob's Ladder recovery home. The program uses the rhythms of farm life to help model a healthy lifestyle. Photo by Mike DuBose, UMNS.
Andy (izquierda) y Jim escalan una cerca mientras hacen las tareas en la granja Brookside, parte de la casa de recuperación Escalera de Jacob. El programa utiliza las etapas de la vida en la granja para ayudar a modelar un estilo de vida saludable. Foto Mike Dubose, Noticias MU.  

Al principio, hubo una considerable oposición y preocupación por parte de la comunidad por tener tan cerca a los adictos en recuperación, pero George se esforzó por cambiar esa opinión y dijo que algunos oponentes iniciales terminaron convirtiéndose en defensores del programa: "Acabo de decirle a la gente que podría ser su hijo. Muchos/as piensan que no tienen estos problemas, pero es un lamento que se escucha en todas partes" dijo.

El Rev. Chip Bennett pastor de la Iglesia Metodista Unida Bellemead en Point Pleasant, estuvo de acuerdo y agregó "Todas las familias en mi congregación tienen experiencia de primera mano con la adicción".

Recursos

Photo shows Lake Junaluska in North Carolina. Photo by Kay Panovec, United Methodist Communications. 
Para descargar recursos o ver videos de la iniciativa “¿Qué pasa si?”, Visite www.wvumc.org/what-if.

En Virginia Occidental, 844-HELP4WV (435-7498) es una línea directa de 24 horas para guiar a los/as adictos/as y sus familias a recursos y tratamientos para la adicción y la salud mental/emocional.

Bennett ayuda a dirigir La Casa de Reunión, un ministerio de recuperación ubicado en una iglesia metodista unida cerrada que ofrece a las personas en recuperación una nueva comunidad, recursos para ayudarlos en su travesía y mentores, con tiempo disponible, que caminan a su lado.

"Se supone que las personas en recuperación deben cambiar sus patios de recreo y amigos de juego, y no hay una comunidad positiva para ellos", dijo. El desafío de dos lados para crear esa comunidad es la desconfianza que tienen los adictos en muchas iglesias, y el estigma que tiene la sociedad acerca de los adictos. Bennett intenta caminar esa línea simplemente haciendo presencia en reuniones abiertas de 12 pasos, en un tribunal de drogas (registros judiciales supervisados judicialmente que proporcionan una alternativa de sentencia de tratamiento combinado con supervisión para personas que viven con un grave abuso de sustancias y trastornos de salud mental) u otros eventos y así lentamente construye la confianza.

"Cuando voy a una reunión, a veces es una experiencia tan espiritual como cualquier cosa que sucede en la iglesia" dijo al mencionar que en La Casa de Reunión ofrece el domingo por la noche un servicio de comunión de 30 minutos antes de la reunión de 12 pasos, y que ha escuchado de personas que no habían recibido la comunión en casi 20 años. No es un ministerio fácil, pero Bennett dijo que las oportunidades para las iglesias abundan: “Mantén tus oídos abiertos y asiste a los eventos de la comunidad. Cada condado tiene un tribunal de drogas, así que preséntese con una bolsa de dulces y algo de información sobre su iglesia y la comunidad, sea una presencia amigable y escuche. Muchas iglesias se mantienen prácticamente vacías la mayor parte del tiempo; extiéndete y sé la presencia de Cristo en medio de esto”.

Chickens huddle in their coop during icy weather at Brookside Farm. “I connect with nature working on the farm and interacting with the animals,” said one resident. “The longer I’m here, the more I appreciate it.” Photo by Mike DuBose, UMNS.
Los pollos se apiñan en el corral durante el clima helado en la granja Brookside. "Me conecto con la naturaleza trabajando en la granja e interactuando con los animales", dijo un residente. "Cuanto más tiempo estoy aquí, más lo aprecio". Foto Mike Dubose, Noticias MU. 

El ministerio de Bennett en La Casa de Reunión impresionó al Rev. Barry Steiner Ball, quien dirige la iniciativa "¿Qué pasaría si no?" de la Conferencia Anual de Virginia Occidental, que incentiva a las iglesias a ayudar a enfrentar la crisis de los opioides: "Aquí, en el sótano de este templo abandonado, donde la iglesia es iglesia todos los días de la semana, recibimos estas historias de resurrección. Un sistema de apoyo en la recuperación temprana es vital. Un día cualquiera, por haber olvidado pagar una factura o recibir una multa de estacionamiento, cualquier adicto en recuperación podría sentirse presionado y su cerebro les dice:  'Sé lo que puede resolver esto' y recaen".

Ann Hammond looks out an overgrown window of a home she hopes to turn into a recovery house for women living with addiction. The house is on the grounds of United Methodist Temple in Clarksburg, W.Va. “Fundraising is slow but we’re getting there, slowly but surely,” she said. Photo by Mike DuBose, UMNS.
Ann Hammond looks out an overgrown window of a home she hopes to turn into a recovery house for women living with addiction. The house is on the grounds of United Methodist Temple in Clarksburg, W.Va. “Fundraising is slow but we’re getting there, slowly but surely,” she said.

Ann Hammond, miembro del Templo Metodista Unido en Clarksburg, quien trabaja como entrenadora de recuperación, dijo que cuando estás en rehabilitación, "el cerebro tarda mucho en curarse. Me da alegría ver a las personas entrar en la recuperación por primera vez y ver esa chispa en sus ojos". Ella encabeza la renovación de una casa en la propiedad de la iglesia, que planea convertir en un hogar de recuperación para mujeres.

De pie en el edificio casi vacío que necesita reparaciones, Hammond puede imaginar lo que ella quiere que sea: además de la sala de estar, quiere un armario de ropa para atender las nuevas necesidades de las residentes y los trajes para asistir a entrevistas de trabajo. Tiene la esperanza de que la casa esté abierta para recibir residentes este verano, dependiendo de la rapidez con la que puedan recaudar dinero y agregó "La recaudación de fondos ha ido despacio, pero estamos llegando, de forma lenta pero segura".

Rachael Porter harvests kale from the community garden at Concord United Methodist Church in Athens, W.Va. Porter, whose husband pastors the church, founded a nonprofit that will aid people in recovery by growing, processing and selling tea. Photo by Mike DuBose, UMNS.

Rachael Porter cosecha la col rizada del jardín comunitario en la Iglesia Metodista Unida Concordia en Atenas, Virginia Occidental. Porter, cuyo esposo pastorea la iglesia, fundó una organización sin fines de lucro que ayudará a las personas a recuperarse cultivando, procesando y vendiendo té. Foto Mike Dubose, Noticias MU. 

Rachael Porter considera que el ministerio de recuperación es su taza de té, literalmente. Porter, cuyo esposo pastorea la Iglesia Metodista Unida Concordia en Atenas, fundó una organización sin fines de lucro llamada Camellia Mountain que ayudará a las personas a recuperarse cultivando, procesando y vendiendo té. “Quería algo saludable para los empleados, la comunidad y el medio ambiente. La agricultura también es muy auto-terapéutica para mí, algo que me gustaría hacer” dijo.

Camellia Mountain ha obtenido propiedades e invernaderos y tiene alrededor de 2.000 semillas para germinar plantas de té. Recientemente recibió oficialmente el estatus de organización sin fines de lucro para solicitar subvenciones y comenzar a recaudar fondos para renovar un edificio que albergará a las residentes del programa.

Porter era una trabajadora de salud a domicilio y nos dijo que adoptó una perspectiva de terapia ocupacional al considerar su ministerio, tratando de ayudar a los que están en recuperación al darles un propósito. La organización trabajará con personas que se gradúan de un programa de recuperación y ayudará a reinsertarlas en la comunidad, brindándoles vivienda, una fuente de ingresos y ayuda con la educación continua si lo desean. Las ganancias del té proporcionarán ingresos para las participantes y también ayudarán a financiar el proyecto. "Quiero conectarlos con mentores y otros grupos para que se sientan parte de la comunidad y no sean excluidas" dijo.

Jim (right), a recovering addict, helps Mark Utterback open an icy barn door at Brookside Farm, part of the Jacob's Ladder rehabilitation program in Aurora, W.Va. Utterback is director of farming for the program. Photo by Mike DuBose, UMNS.
Jim (a la derecha), un adicto en recuperación, ayuda a Mark Utterback a abrir la puerta de un granero helado en la granja Brookside, como parte del programa de rehabilitación de la Escalera de Jacob en Aurora, Virginia Occidental. Utterback es el director de agricultura del programa. Foto Mike Dubose, Noticias MU.  

El estigma siempre es algo que los/as adictos/as en recuperación enfrentan, y la iglesia puede ayudar a superar esos conceptos erróneos. "Para muchas personas, los/as adictos/as son personas terribles, pero mientras más personas se educan al respecto, sus ojos se abren" dijo Chad Bishop, director de operaciones en la Escalera de Jacob. Agregó que la adicción no discrimina: "Si supieran que el empresario de alto perfil en su comunidad era un adicto y en recuperación, eso podría cambiar su perspectiva".

El Dr. Kevin Blankenship fundador de la Escalera de Jacob dijo que agradece el apoyo de la comunidad de fe y recomienda que, antes de abrir, otros hogares para vida sobria deben acercarse primero a las iglesias para obtener la aceptación antes de celebrar reuniones comunitarias. "Pueden ayudar a resaltar la compasión y la inclusión en el trabajo", dijo.

Andy, a recovering addict, feeds chickens at Brookside Farm, part of the Jacob's Ladder rehabilitation program in Aurora, W.Va. Photo by Mike DuBose, UMNS.
Andy, un adicto en recuperación, alimenta pollos en la granja Brookside, como parte del programa de rehabilitación en la Escalera de Jacob en Aurora, Virginia Occidental. Foto Mike Dubose, Noticias MU.  

George dijo que la iglesia debería ser todo acerca de las relaciones, y agregó "Construir relaciones con la gente aquí ha sido bueno para mi corazón".

Otra relación que George ha construido es con la Casa de Recuperación Staggers en Keyser, un hogar para mujeres que forma parte de Servicios Burlington para la Familia Metodista Unida, una red de servicios humanos caritativos relacionada con la Iglesia Metodista Unida Burlington.

La Casa Staggers acepta mujeres con delitos no violentos a quienes el tribunal ordena que reciban recuperación a largo plazo, generalmente de 12 a 18 meses. Actualmente pueden albergar hasta 15 mujeres, y hay al menos una docena de referencias en la lista de espera. Las mujeres pueden tener a sus bebés menores de 1 años viviendo con ellas, y los directores están explorando expandir la edad permitida para aceptar los niños. Reciben residentes de todo el estado.

"A veces las personas necesitan alejarse lo más posible de sus alrededores", dijo la directora Kateri Fazenbaker.

Cindy (left), a resident of Staggers Recovery House in Keyser, W.Va., bakes a cake with help from Kennedy (5) and her mother, Kateri Fazenbaker, the center’s director. Staggers House is part of Burlington United Methodist Family Services, a charitable network related to Burlington United Methodist Church. Photo by Mike DuBose, UMNS.

Cindy (izquierda) residente de la Casa de Recuperación Staggers en Keyser, Virginia Occidental, prepara un pastel con la ayuda de Kennedy (5) y su madre, Kateri Fazenbaker, directora del centro. La Casa Staggers es parte de Servicios Burlington para la Familia Metodista Unida, una red caritativa relacionada con la Iglesia Metodista Unida Burlington. Foto Mike Dubose, Noticias MU. 

Las residentes pasan por un programa de varias fases que incluye servicio comunitario, capacitación en habilidades para la vida y búsqueda de empleo, además de su recuperación. A medida que avanzan, califican para privilegios como pases fuera de la propiedad por períodos de tiempo que se van incrementando.

Shawn, de 45 años, quien se está graduando del programa, dijo que la duración de la estadía es una de las ventajas de estar allí; y que después de los periodos de rehabilitación de 28 días, comenzó a consumir drogas de nuevo tan pronto salió y regresó a su antiguo entorno.

"He estado varias veces en casa y no siento ansiedad al estar conduciendo por lugares donde he consumido o vendido drogas. Ya no las necesito".

Fazenbaker dijo que el grupo organizó una casa abierta para la comunidad "tratando de romper el estigma de que las casas de recuperación son casas de drogas". Describió casos antes de que la casa abriera, cuando los trabajadores trataron de distribuir folletos informativos en los vecindarios cercanos y les cerraron puertas en la cara, y agregó "Tienen mucho que compartir y quiero que la comunidad vea lo que nosotros/as vemos a diario".

Jim (left), a resident at Jacob's Ladder, checks in with Mark Utterback, director of farming. Residents help with livestock, bale hay, collect firewood and maintain machinery during their six-month stay. Photo by Mike DuBose, UMNS.
Jim (izquierda), un residente de la Escalera de Jacob se registra con Mark Utterback, director de agricultura. Los residentes ayudan con el ganado, embalan heno, recolectan leña y mantienen maquinaria durante su estadía de seis meses. Foto Mike Dubose, Noticias MU.  

George dijo que el trabajo ayudó y que "A veces solo las cosas pequeñas abren la puerta con la gente".

Las iglesias son socios ideales, dijo Fazenbaker, y pueden ayudar de varias maneras: “Solo estén allí o horneen con ellos. Alguien viene a dirigir un estudio bíblico. Muchos de ellos no tienen buenas referencias cuando buscan trabajo, por lo que la ayuda en ese sentido es grande”.

También alienta la ayuda para desarrollar habilidades para la vida o pasatiempos como tejer, coser o cocinar. Y nunca deje de orar por los que se están recuperando y los que aún no han dado ese primer paso.

"Mucha gente muere antes de que puedan obtener ayuda", dijo un residente de la Escalera de Jacob. "Enterré a mi mejor amigo un mes antes de venir aquí".

Bishop informó recientemente que Sloan se graduó de la Escalera de Jacob el 6 de abril y al día siguiente recogió su chip para conmemorar seis meses de estar sin consumir drogas.

 

 

* Butler es un productor/editor de noticias multimedia y DuBose es fotógrafo para el Servicio Metodista Unido de Noticias. Puede llamarlos al (615) 742-5470 o escribirles a newsdesk@umcom.org.

** Leonor Yanez es traductora independiente. Puede escribirle a IMU_Hispana-Latina @umcom.org

 

Salud Mundial
El Rev. Jeff Allen camina por el capitolio del estado de West Virginia en Charleston. Allen, director ejecutivo del Consejo de Iglesias de Virginia Occidental, dice que es importante que la comunidad de fe sea escuchada en asuntos de política pública. Foto de Mike DuBose, Noticias MU.

Pastores/as promueven ayuda a delincuentes adictos/as para su reinserción a la sociedad

Algunos dicen que la religión debe mantenerse separada de la política. Otros sienten que la iglesia está llamada a abogar por la misericordia y la justicia.
Misión
Fotos por Mike DuBose, Noticias MU.

Clérigos metodistas cuidan niños de familias víctimas de la adicción

Virginia Occidental tiene una de las tasas más altas en la nación de niños/as reasignados/as a familias temporales debido al abuso de drogas, y una de las tasas más bajas de hogares sustitutos disponibles.
Salud Mundial
Kate Rhodes (izquierda) y los/as estudiantes de la Casa del Carpintero regresan de una excursión a la Isla Wheeling en Wheeling, Virginia Occidental. Rhodes servía como coordinadora de jóvenes para el Campamento de Pre-Trabajo del programa, que enseña habilidades básicas para ayudar a los/as estudiantes de secundaria a conseguir empleo. La Casa del Carpintero es un proyecto misionero de la Conferencia Anual de Virginia Occidental de La Iglesia Metodista Unida (MU).

Ministerios metodistas ayudan a niños/as de familias víctimas de las adicciones

Los/as niños/as en hogares con problemas de adicción están en peligro de caer en el mismo ciclo sin apoyo. Ofrecerles mentoría puede hacer una gran diferencia.