Pastora Dorlimar Lebrón: los jóvenes no vamos a esperar a que la denominación se ponga de acuerdo

La Pastora Dorlimar Lebrón sirve en la Primera Iglesia Metodista Unida Hispana en el sector de East Harlem de la ciudad de Nueva York y es líder de la juventud de MARCHA. En la 48va asamblea del caucus llevada a cabo en la ciudad de Filadelfia entre el 1 y el 4 de agosto de 2019, fue la predicadora invitada en el culto inaugural. En su mensaje Lebrón recordó las luchas de las minorías ante las injusticias sociales y la necesidad de reivindicar el mensaje esperanzador del evangelio  en medio de las adversidades.

En entrevista concedida a Noticias Metodistas Unidas, la Pastora Lebrón comparte las reflexiones y compromisos afirmados por la juventud del caucus hispano-latino, integrada por jóvenes de diferentes areas del país y de Puerto Rico, frente a la situación actual de la sociedad estadounidense, de Puerto Rico y las tensiones internas en La Iglesia Metodista Unida, frente a la venidera Conferencia general 2020.

"El futuro del metodismo para nuestra generación, no luce como el esquema típico de iglesia dominical que hemos tenido; luce más bien como la gente en las calles generando vida y cambios como en Puerto Rico en estos momentos". Foto: Rev. Gustavo Vasquez, Noticias MU.

"El futuro del metodismo para nuestra generación, no luce como el esquema típico de iglesia dominical que hemos tenido; luce más bien como la gente en las calles generando vida y cambios como en Puerto Rico en estos momentos". Foto: Rev. Gustavo Vasquez, Noticias MU.

 

¿Cómo ve la juventud de MARCHA la situación de La Iglesia Metodista Unida de cara a la Conferencia General 2010?

La gente está muriendo asesinada en balaceras en las calles todas las semanas, hay niños/as que están muriendo en nuestra propia frontera, la situación económica en muchas partes del mundo está colapsada… este asunto de aceptar o no a la comunidad LGBTQ+ para nuestra generación ni siquiera es un tema de discusión. Cuando creces entendiendo que todos somos iguales y tenemos los mismos derechos, no tiene sentido discutir algo que para nosotros/as está muy claro. Más bien nos enfocamos en buscar soluciones a los problemas cotidianos de la gente.

Ahora mismo, ¿los jóvenes en Puerto Rico crees que discuten esto? No, están pensando en qué va a pasar con su educación, qué va a pasar con la gobernabilidad del país y su futuro político, no tenemos gobernador/as.

Creo que como denominación nos hemos consumido en esta discusión y, aunque suene muy trillado hay que repetirlo, hemos perdido nuestro foco en la misión. Lo que es realmente importante en este momento es cómo enfrentamos el creciente movimiento terrorista interno que estamos viviendo en nuestro país como iglesia; cómo enfrentamos como iglesia el abuso contra los niños que tienen que vivir en jaulas; es decir hay otras cosas mucho más importantes y relevantes a las que responder como iglesia.  

Los jóvenes estamos muchos más interesados y sensibles a esas cosas. Acabamos de vivir otra masacre y nos surge la preocupación de que las nuevas generaciones no tendrán espacios seguros a donde ir, se está levantando toda una generación bajo el miedo y la inseguridad. El evangelio de Jesucristo y el mensaje que contiene no es sobre las diatribas internas que puede tener una denominación. La organización y el funcionamiento de las denominaciones han sido de gran utilidad para la expansión del mensaje y la misión, pero en este momento, al menos la nuestra (IMU) está sirviendo para lo contrario.

El futuro del metodismo para nuestra generación, no luce como el esquema típico de iglesia dominical que hemos tenido; luce más bien como la gente en las calles generando vida y cambios como en Puerto Rico en estos momentos, o apoyando a las víctimas de las injusticias migratorias en las fronteras, o apoyando a los jóvenes estudiantes que se oponen a la proliferación de la violencia armada en Florida, porque tenemos un sentido de urgencia sobre lo que está pasando a nuestro alrededor.

La gente joven de nuestra iglesia está enfocada en eso y no en encontrar una legislación que haga sentir a todos felices. Gastamos millones de dólares para sentarnos a discutir estas cosas, mientras podríamos usar esos recursos para ayudar a la gente en la frontera a tener abogados y ayudarles a conseguir documentos que les brinden seguridad y esperanza de una vida mejor, por ejemplo.

La gente necesita creer, necesita esperanza en medio de las dificultades que confrontamos. Me frustra mucho el hecho de que busquemos en la iglesia una guía, un mensaje refrescante y lo que encontramos es gente predicando sobre lo que sucedió en la Conferencia General 2019 y la necesidad que tenemos de ser inclusivos, eso para nosotros es obvio. Necesitamos es un mensaje de esperanza, que nos de fuerza para seguir luchando contra los problemas reales y no lidiando con asuntos políticos de la denominación por dinero y propiedades.

Creo que las denominaciones han perdido el foco en la misión están desgastándose en cómo mantener sus estructuras, sus edificios, como conseguir los salarios para pagar los clérigos y la verdad es que esto no nos interesa, no lo vemos relevante…

En medio de esta realidad ¿cómo ven los jóvenes un espacio como MARCHA, que históricamente, ha servido para abogar por muchas de esas situaciones de injusticia dentro y fuera de la iglesia?

El trabajo que hemos hecho en MARCHA en el marco de esta asamblea, me ha ayudado a aclarar los principios de fe y ética que no podemos negociar. Por ejemplo, saber que no hay podemos negociar con el racismo o con la sacralidad de la creación, por ejemplo, nos ayuda a saber dónde estamos parados como jóvenes cristianos metodistas unidos/as.

Después de las elecciones de 2016 hemos podido ver, de manera cada vez más evidente, que hay una visión y una interpretación de Jesús muy diferente a la que hemos vivido. Este tiempo nos ha servido para reencontramos y conectarnos con ese Jesús humilde, ese Jesús de los/as pobres y los/as oprimidos/as, que está en solidaridad con nuestras luchas y que acompaña a quienes vivimos en los márgenes de una sociedad. Haber visto esos reflejos de Jesús, en todas las generaciones participantes en esta asamblea, me hace sentir esperanza y creo que es lo que va a salvar el futuro de la iglesia.

Esa visión es muy diferente a la imagen de un Jesús incorporado a los valores culturales de este país, lo que lo convierte en parte de la propia problemática.  

Me llena de esperanza escuchar de gente más joven que yo que creen en un Jesús nacido entre nosotros, mucho más mestizo, cotidiano, parecido a la gente común; y no en ese Jesús gloriosamente magnificado y lejano de nuestras realidades. Un Jesús liberador de nuestro espíritu, pero también de nuestro ser social. Creo que esto estará marcando un precedente teológico para nuestra iglesia.

Cuando podamos cambiar el paradigma que hemos aprendido de lo que significa Jesús para nosotros/as y tengamos claras nuestras prioridades. Entonces podremos comenzar a construir realmente sustentable en nuestra denominación.

Estas reflexiones, este trabajo en MARCHA, la definición clara de estos principios no negociables, nos ayudan a tener muy claro de que esta es nuestra iglesia, que de aquí no nos vamos, que ese es el Jesús en el que creemos, ese es nuestro Juan Wesley.

La juventud de MARCHA (MARCHA Youth)  está integrada por jóvenes de diferentes partes de los Estados Unidos y Puerto Rico y regularmente se reúnen antes de cada asamblea anual del caucus para discutir y de liberar sobre acciones y estrategias que promuevan la lucha, como jóvenes cristianos/as de La Iglesia Metodista Unida, por la justicia social y los derechos  de los más débiles. Foto: Rev. Gustavo Vasquez, Noticias MU.

La juventud de MARCHA (MARCHA Youth)  está integrada por jóvenes de diferentes partes de los Estados Unidos y Puerto Rico y regularmente se reúnen antes de cada asamblea anual del caucus para discutir y de liberar sobre acciones y estrategias que promuevan la lucha, como jóvenes cristianos/as de La Iglesia Metodista Unida, por la justicia social y los derechos  de los/as más débiles. Foto: Rev. Gustavo Vasquez, Noticias MU.

 

¿La juventud de MARCHA va a emitir alguna declaración o llevar alguna propuesta legislativa para ser considerada por la Asamblea de MARCHA?

No tenemos ninguna propuesta legislativa en esta oportunidad, pero hemos tenido la oportunidad de profundizar nuestro compromiso de fe, basado en nuestras reflexiones y nuestras experiencias. Por ejemplo, tuvimos la oportunidad de hacer una visita a las Naciones Unidas en donde pudimos aprender mucho de lo que hemos hechos y seguimos haciendo como iglesia en un foro como ese, donde se atienden tantas realidades mundiales.

También las conversaciones que hemos tenido con líderes del Movimiento de Mujeres Metodistas (UMW), de la Junta General de Iglesia y Sociedad (GBCS) y de la Junta General de Ministerios Globales (GBGM), nos han ayuda a entender que nuestro compromiso de fe y participación, va más allá del marco de MARCHA y de la iglesia y que se inserta en la realidad de mundo.

Por ejemplo, hemos decidido no usar más botellas plásticas en nuestras reuniones, como una acción que nos lleva a ser más coherente entre lo que predicamos y lo que hacemos. Es una acción pequeña y básica, pero surgió de aquí entre nosotros/as mismos/as y como consecuencia de una reflexión que precisa nuestra responsabilidad como cristianos en estos aspectos.

Aunque no tuvimos un documento o un llamado a la acción, tuvimos un momento ritual muy significativo donde recordamos nuestro bautismo y reivindicamos el verso del salmo 27 que nos llama a tener coraje y saber que no estamos solos en las luchas que tenemos que seguir dando. Eso es lo que mucho de nosotros tiene ahora que llevar de vuelta a los sitios de donde hemos venido. Es un compromiso mutuo, así como hemos recibido experiencias y aportes de nuestras comunidades en nuestras vasijas, ahora tenemos también que llevarles y compartirles de lo que tenemos.

Al final del día los jóvenes no vamos a esperar a que la denominación se ponga de acuerdo y haga las cosas que debe hacer, nosotros vamos a ser la iglesia dondequiera que estemos, a donde quiera que vayamos y donde quiera que veamos las necesidades de la gente. No necesitamos un edificio para orar, para apoyar a la gente, para compartir esperanza con ellos. Las víctimas que han sobrevivido al tiroteo en El Paso, no necesitan un edificio, nos necesitan a nosotros.

 

*  El Rev. Gustavo Vasquez es el Director de Noticias Metodistas Unidas para la audiencia hispano/latina. Puede contactarle al (615)742-5155 o por el correo: gvasquez@umnews.org.

 

 

 

 

 

 

Iglesia Local

LA IGLESIA ÉTNICA: Fuente de identidad metodista unida

Entrevista al Dr. David Maldonado, presidente del Comité de Estudio de La Iglesia Metodista Unida Hispana-Latina.
Iglesia Local
Dr. David Maldonado, presidente del Comité de Estudio de La Iglesia Metodista Unida Hispana-Latina. Foto Francisco Litardo, Noticias MU.

LA IGLESIA ETNICA: Casi 200 Años dando esperanza a un pueblo marginado

Entrevista al Dr. David Maldonado, presidente del Comité de Estudio de La Iglesia Metodista Unida Hispana-Latina.
Church Leadership
Dr. David Maldonado, presidente del Comité de Estudio de La Iglesia Metodista Unida Hispana-Latina. Foto Francisco Litardo, Noticias MU.

LA IGLESIA ÉTNICA: Fuente de identidad metodista unida

Entrevista al Dr. David Maldonado, presidente del Comité de Estudio de La Iglesia Metodista Unida Hispana-Latina.