La Pregunta Metodista: ¿Por qué tenemos principios sociales? ¿De dónde vienen?

El Credo Social Metodista, predecesor de los Principios Sociales, se originó hace más de un siglo para expresar preocupación por la explotación de millones de trabajadores/as en fábricas, minas, molinos, viviendas y ciudades empresariales durante una época de rápida industrialización y creciente prosperidad en los Estados Unidos. Desarrollado en 1908, el Credo Social fue el primer documento de este tipo escrito por una iglesia.

Cinco clérigos metodistas episcopales creían que la denominación requería una organización que la guiara al ministerio social. Entre esos cinco clérigos estaban Frank Mason North ejecutivo de misión y evangelismo; Herbert Welch presidente de la Universidad Wesleyana de Ohio, quien luego se convirtió en obispo y fundador de la agencia de ayuda metodista que se convirtió en actual Comités de Auxilio Metodista Unido (UMCOR); Elbert Robb Zaring editor de la casa de publicaciones; Worth Tippy ejecutivo de servicios sociales y Harry F. Ward pastor de Chicago.

Durante su desempeño como pastor en el distrito de los corrales de ganado, Ward realizó funerales para los/as trabajadores/as de empaque muertos en los accidentes frecuentes en la fábrica; y apoyó firmemente el impulso de los/as trabajadores/as para formar un sindicato que mejorara sus condiciones. Cuando Ward escribió el Credo Social, estaba escribiendo con estas familias en mente.

La lista de las 11 reformas sociales que la iglesia debía defender incluía el fin del trabajo infantil y del sistema de talleres clandestinos, los derechos de los/as trabajadores/as, un salario digno y condiciones laborales más seguras. En 1908, la Conferencia General de la Iglesia Metodista Episcopal adoptó una declaración que abordaba estas preocupaciones sociales. Otras denominaciones relacionadas con los metodistas desarrollaron posteriormente declaraciones similares. En la fusión de 1968 de la iglesia de los Hermanos Evangélicos Unidos y la iglesia Metodista, las declaraciones sociales de ambas denominaciones fueron incluidas en la primera Disciplina Metodista Unida. Estas declaraciones se convirtieron así en la base de un documento de compromisos sociales continuamente ampliado y revisado.

Con el tiempo se expandió desde su enfoque original en las preocupaciones económicas para incluir secciones sobre la vida familiar, el abuso del alcohol y otras drogas, el crimen y la rehabilitación, el juego, la salud mental, las libertades civiles y la paz con justicia.

En 1972 las declaraciones se reescribieron por completo y se denominaron Principios Sociales, utilizando la terminología de los Hermanos Evangélicos Unidos para titularlos. Las secciones principales de los Principios Sociales incluyen seis áreas de preocupación: (1) el mundo natural, (2) la comunidad educativa, (3) la comunidad social, (4) la comunidad económica, (5) la comunidad política, y (6) La comunidad mundial. El Credo Social, reservado para la sección final, continúa como un recurso a ser usado en la adoración junto con una "Letanía de Acompañante" adoptada por la Conferencia General de 2008.

Los Principios Sociales articulan nuestras "aspiraciones éticas para el bien común en nuestras políticas públicas y compromisos personales" a través de los cuales "amamos a Dios con todo nuestro corazón, mente, alma y fortaleza y amor, y deseamos para nuestros/as vecinos/as lo que deseamos para nosotros/as mismos/as". (Mateo 22: 37-40, Marcos 12: 30-31)

Los Principios Sociales nos instan a hacer una diferencia y a vivir de manera diferente en el mundo, pero también a construir un mundo diferente al que tenemos ahora. Como parte de los esfuerzos en curso para funcionar como una denominación a nivel mundial, los Principios Sociales han estado en un proceso de revisión con aportes globales desde 2013 con el objetivo de hacerlos más sucintos, teológicamente fundamentados y relevantes a nivel mundial. La primera revisión completa en 50 años se presentará a la Conferencia General de 2020.

¿Preguntas sobre los Principios Sociales? Póngase en contacto con el Rev.Neal Christie escribiéndole a nchristie@umcjustice.org.

Recursos (en inglés):

¿Tiene preguntas? Pregúntele a La Iglesia Metodista Unida o busque un/a pastor/a cercano/a y converse con él/ella.

 

* Este material fue producido por Pregunta a La Iglesia Metodista Unida, un ministerio de las Comunicaciones Metodistas Unidas. Publicado por primera vez el 7 de mayo de 2019.

** Leonor Yanez es traductora independiente. Puede escribirle aIMU_Hispana-Latina @umcom.org

Relacionado

Teología

La Pregunta Metodista: ¿Qué es el Tiempo Ordinario?

El año cristiano incluye dos ciclos centrales enfocados en los principales eventos de la vida de Cristo: el ciclo de Navidad (Adviento-Navidad-Epifanía) y el ciclo de Pascua (Cuaresma-Pascua-Pentecostés).
Discipulado
Claudia Teli N'guessan canta durante la adoración en la Iglesia Metodista Unida Templo Emmanuel en Costa de Marfil. Foto de archivo de 2015 por Mike DuBose, SMUN.

La Pregunta Metodista: ¿Cuándo termina la Pascua? ¿Qué viene después?

Para los/as cristianos/as, la Pascua no es sólo un día sino un lapso de 50 días, que comienza al atardecer en la víspera de Pascua y termina el día de Pentecostés, cuando celebramos el don del Espíritu Santo y el nacimiento de la Iglesia (Ver Hechos: 2).
Discipulado
Claudia Teli N'guessan canta durante la adoración en la Iglesia Metodista Unida Templo Emmanuel en Costa de Marfil. Foto de archivo de 2015 por Mike DuBose, SMUN.

La Pregunta Metodista: ¿Cuándo termina la Pascua? ¿Qué viene después?

Para los/as cristianos/as, la Pascua no es sólo un día sino un lapso de 50 días, que comienza al atardecer en la víspera de Pascua y termina el día de Pentecostés.